Abulia

Un viejo en el otoño lleno de tomates

Un viejo en el otoño lleno de tomates

Acción

Pensamiento ideofugitivo, nada tiene el tiempo de asentarse y ser frugal.

La virtud de la frugalidad. La maldición de la mezquindad. Ser tacaño con tus propias ideas. Sentir el peso de tus inacciones. Sufrir la dulce futilidad. Convertirse en una carga de sí mismo. Procrastinar-se completamente. Oler la propia putrefacción.

Quiero escribir una palabra griega que signifique estar en la mierda. O sea, realmente en la mierda. Quiero la palabra exacta que usó Aristófanes, la que por años buscó en vano quizás quién. Seguro que alguien en Internet la sabe. O quizás dijeron

gamiméno skatá,

que según el traductor de Google significa

mierda de la puta.

Reacción

Mucho mejor sentarse y escribirlo todo.

Marcar como favorito enlace permanente.

2 comentarios

  1. Me gustaría procastinar en paz, sin remordimientos ni prisas, bajo un emparronado lleno de tomates como esos que tiene el viejo, con el gusto de los tomates de entonces, con una pizca picante y otra de sabor dulzón, arómaticos, rojos y brillantes.
    Como añoro los tomates de mi infancia!

  2. Cuando el peso de la propia inacción amenaza con aplastar el ser hasta reducirlo a polvo, a motas en un rayo de luz, a nada. Cuando la lata de pararse del sillón supera incluso la necesidad de mear. Cuando el cuerpo se cansa de tanto descansar. Ahí es cuando se topa fondo. Bienvenido el fondo, porque da impulso para patear fuerte y volver a subir. O por lo menos para escribir un comentario pa los MOR.

Deja un comentario